martes, 4 de octubre de 2011

Tengo la clave de la felicidad.

Siempre se busca algo que te  produzca  un cosquilleo en la cara, para que te haga mover los labios y sonrías.
Lo  más perfecto de la vida seas  niño  o adulto, una sonrisa  arregla la vida de cualquiera, porque  es el momento  en el que  se es feliz y todos se acuerdan de  esas sonrisas.